Una comedia americana sobre la ansiedad (Kvetch)

Steven Berkoff, 1986.

Traducción y versión de Julio Salvatierra

Ver o descargar texto pdf

Vivimos todos a la sombra de la bombacáncercarcinógenosenfermedadesdesempleo – impotencia – miedo al miedo – negros – blancos – policías – tasas – impuestos – tickets de aparcamiento – olvidar – perder dinero – ganar demasiado – perder pelo – engordar – ponernos feos – sentirnos estúpidos – ser torpes – tímidos – tontos – preocuparnos por qué móvil – por el coche – la bicicleta – por aprender piano – por el miedo a fallar – a no impresionar – a temer la fuerza de los otros – la debilidad – pánico a descubrirnos– a no llegar a tiempo al trabajo – a no tener pensión – seguridad – vejez – a morir – a las guerras –a las heridas en accidente de tráfico – a la ceguera – a la sordera – a no entender la broma – a la gente dura – a correr riesgos – a nadar – a saltar – a tirarnos de cabeza – al malestar – a movernos – a vender – a comprar – a las arañas – a los armarios oscuros – los cuchillos – los ladrones –a la gente – a las fiestas – a las multitudes – a los listos – a decir lo que se piensa –a las mujeres – a los hombres – a la policía – a la ansiedad, así que esta obra está dedicada a los miedosos.

Acto 1. Escena 1

donna

Tengo miedo. Tengo miedo de que si vuelve tarde a casa la cena esté pasada. Temo su cabreo, no fisicamente, si no su mala leche, sus miradas, su malhumor. Ya me entran los sudores. No es culpa mía si llega tarde, pero es que no puedo, no me sale cocinar a medias y acabarlo cuando llega. “Cariño, ¿una copa de vino? enseguida está…” No puedo hacerlo a medias, pienso que va a llegar, y como no estará lista la comida me pondrá mala cara y dirá…

frank

¡Joder, una hora en la autopista de ida y otra de vuelta, yo me dejo los huevos y tu no eres capaz ni de tener la cena lista…! ¡Joder, una hora en la autopista de ida y otra de vuelta, yo me dejo los huevos y tu no eres capaz ni de tener la cena lista…! ¡Joder, una hora en la autopista de ida y otra de vuelta, yo me dejo los huevos y tu no eres capaz ni de tener la cena lista…!

donna

A veces vuelve a casa mas tarde y tengo las espinacas en el fogón pequeño, y el asado a fuego lento –los buñuelos de patata los hago sobre la marcha. Pero si llega puntual entonces me toca correr de un lado para otro para tenerlo todo listo.

frank

¿Es que no puedes estarte quieta? Al menos prepáralo, anticípate un poquito… Tienes que corretear por todos lados como una gallina sin cabeza. Cálmate. Otras esposas, tu entras: “hola, cariño”, le dicen a su marido, “tomate un vermut”. “Me he traído a un amigo”, dice él. “Claro, estupendo”, dice ella, relajada, y no como una loca, “hay comida de sobra para uno más… sentáos”.

donna

Si preparo la cena pronto la pongo al baño maría y la conservo caliente, pero entonces se queja de que está pasada: “La coliflor parece papilla“, “esto es puré…”. Cada noche me preocupo por cocinar distinto, un día asado, otro spaghetti, otro coliflor gratinada con ensalada…

frank

“La coliflor parece engrudo”.

Imagínate que un día me traigo un amigo, por sorpresa, porque a veces uno quiere darse el pisto y le digo: “Hal, hazte un favor… hey, dos cañitas Charli… ¿por qué no te vienes a cenar a casa?” “¿Qué vas a hacer por ahí tú sólo?. ¿Por que vas a volver a un piso vacío? Eso no es vida. No… Vente a tomar algo, hombre. Sin ceremonias, ¿eh?, una buena comida casera, luego nos tumbamos y a ver una película, tenemos canal plus, unas cervecitas…

suegra

Compras aceite del barato, y se te queman los buñuelos.

donna

Mamá, uso el mismo aceite que tú.

hal

¿Seguro que no es molestia?

frank

Por supuesto que no. Para nada. Me gustaría que vinieras, de verdad. Te gustará, y será un cambio, una cara nueva anima la velada, nos contaremos nuestros miedos, nuestras ansiedades, ja, ja…! Y luego veremos a Paul Newman cargarse unos cuantos, eh, ¿qué dices?

Joder, espero que diga que no, no se de qué vamos a hablar…

suegra

Una pizca de pimienta siempre viene bien.

donna

¡Mamá!

frank

¿Y si la bruja no tiene comida suficiente? ¿o está todo pasado porque llegamos tarde? O aún peor: ¿y si se ha ido a la cama porque le molesta la úlcera…? ¡Mierda! O quizás está su madre eructando. ¡Claro, es viernes! Esa maldita vieja estará allí eructando y la comida estará pasada y ya huelo a coliflor podrida a veinte quilómetros de distancia.

hal

¿Seguro que no es molestia?

frank

Ey, ey, ey, ey. Que no quiero obligarte ¿eh?. Eres libre, puede ser otro día. Cuando te venga bien, me lo dices: “Frank, ¿qué tal esta noche?” Sin ceremonias, cuando sea, tienes las puertas abiertas, tú pones el día, la próxima semana, el mes que viene, cuando tu quieras, si esta noche no te viene bien…

hal

Bueno… ¿por qué no? Tienes razón, desde que Betty me dejó odio volver a casa. Es un piso vacío, con los cacharros sin limpiar desde hace una semana… ¿seguro que tu mujer tendrá bastante comida?

frank

Ey, ey, ey, ey. Cuando ella compra no compra para uno como una de esas viejas arrugadas que piden sobras para sus gatos. Ella compra para un regimiento. Abres la nevera ¡y ya no hay quien la cierre! ¡Bastante comida, dice! Cuando ella compra en el Carrefour suben las acciones.

suegra

No seas tan tacaña con el ajo.

donna

Mamá, tiene bastante.

frank

Pero tampoco lo hagas por nosotros, ¿eh?, no te agobies porque te lo he dicho, eh, que no me ofendes, así que haz lo que quieras. No te veo muy animado, cuando realmente te apetezca, me lo dices y ya está.

hal

¿Quieres decir que mejor lo dejamos para otro día?

frank

¡No, no, no, no! Hoy es perfecto, eres bienvenido, pero quiero decir que cualquier otro día también…

hal

Ok, entonces voy.

frank

¡Me cago en la hostia!

¡Fantástico!

hal

No sé si debo ir. En casa estoy tranquilo y sé quién soy, qué soy. ¿Para qué ir a cenar con estos? ¿Qué les voy a decir? Seguro que me atasco, me encontrarán aburrido. Él está felizmente casado, con dos niños. Yo soy un cuarentón, separado, incapaz de conservar a una esposa. Vivo sólo como un monje con un gato, y tengo que ir a verlos ahí con sus críos, risas cálidas, alegría, horas de plenitud, crecer, luchar, conseguir…

suegra

Has comprado unas chuletas birriosas… ¿tú crees que bastarán?

hal

Me sentaré allí como un tonto, como un parásito social, incompleto, estéril, aburrido. Seguro que me atasco y puede que ella me pregunte qué hago por las noches…

donna

¡Mierda! Los buñuelos se me han quemado.

suegra

Ya te lo dije, aceite del barato.

hal

¿Y Qué hago? Sentarme a ver la tele, ir al bar de la esquina, irme de putas, o ir a ver a mi madre. Seguro que ella también me preguntará qué es lo que hago por las noches! ¡Dios mío!

Donna saca platos y cubiertos, y hace como que sirve un pastel. Frank y Hal le pasan sus platos. Donna se los devuelve.

donna

Lo siento, se me ha pasado un poco. Te esperaba más temprano. Estaba perfecto, en su punto, sobre las siete, pero a las siete y media lo tuve que volver a poner al fuego.

frank

¡Por los clavos de Cristo! Cierra esa bocaza, estúpida.

donna

La próxima vez mejor llama, dime que vas a traer un amigo, y así compro más chuletitas en el súper.

frank

Pero cariño, si te llamé.

donna

Llama antes.

frank

¿Es que tengo que llamar en abril para cenar en mayo?

Donna y Hal hablan rápido, pisándose uno al otro.

donna

¿Un poquito más, Hal?

hal

Estoy lleno, gracias.

donna

¿Seguro?

hal

Por completo.

donna

¿De verdad?

hal

No podría comer ni un bocado.

donna

¿Ni un poquitito mas?

hal

No me entra ni un alfiler.

donna

¿Estás seguro?

hal

¡No, gracias, estaba muy rico!

suegra

Tiene boca, si tiene hambre ya lo dirá.

frank

No me jodáis, estoy sudando de vergüenza, por dios.

La Suegra eructa.

¡Joder! ¡Trágame, tierra! ¡Ojalá caiga una bomba sobre esta casa!

Pausa. Ruídos de comida.

donna

Mi marido es tan imprevisible… Dice una cosa y hace otra, vive para su trabajo. Así que ya puede preguntarle una cuando cuándo volverá a casa… si puede conseguir otro pedido, allí se queda…

suegra

Cuida mucho de su familia. Es muy trabajador, y un yerno sin igual ¿qué más se puede pedir? Estos no se morirán de hambre, de eso puedes estar seguro, es una joya, entiendes ¿no? eh… ¿cómo te llamabas? ¿Hal?

hal

Eso.

suegra

Eso, Hal, trae buenos cuartos a casa, y nunca lo verás en un bar bebiéndose el sueldo, dios no lo quiera, como esos borrachos del bar de la esquina. ¿Tú tampoco bebes ¿no…? … Hal?

hal

¡No!

TODOS

¡No!

hal

No mucho.

TODOS

No mucho.

hal

Alguna que otra vez, con algún amigo… En Navidad.

TODOS

En Navidad.

hal

Pero no mucho, no se debe perder el control…

suegra

¡No!

hal

Un vaso de vino, a veces, con la comida…

suegra

Es una verdadera joya, no los hacen mejores.

La suegra eructa.

frank

Ojalá estuvieran muertas. Las dos. Me casé con la boca y heredé el eructo. Juro que si pudiera me marchaba ahora mismo, pero no tengo huevos. Me iría en este mismo momento, daría un grito y me tiraría por la ventana, aunque estuviera cerrada , y bajaría gritando por la calle, corriendo y chillando, joder, joder, joder, joder, mierda y joder,¡que os den por el culo!, ¡que os den por el culo!, ¡que os den por el culo!, ¡que os jodan!, ¡a la mierda la vaca que eructa!, ¡a callar la puta boca! pero no puedo, sólo me pongo a sudar y me vuelvo loco.

Hal y Donna improvisan pisándose las réplicas uno al otro.

donna

¿Estás seguro que no tienes más hambre? Hay más tarta de manzana, está un poquito quemada pero te la traigo…

hal

Estoy bien, gracias, no, no, gracias. No puedo más, de verdad, estoy lleno, gracias, ¡que no podría comer nada más!

donna

Me está poniendo mala cara, se avergüenza de mí. Hago lo que puedo pero tengo miedo todo el tiempo. ¿Qué va a pensar su amigo? La cena ha sido un desastre, pero la tarta de manzana estaba bien, con la nata por encima estaba bien. Me duele el estómago, la úlcera me está matando. Debería ir al baño a tomar algo de Magnesio pero me da miedo, por si queda raro, ¡Se me está corriendo el maquillaje! Su amigo debe pensar que soy tonta, parece muy inteligente. ¿Por qué no llamó Frank? Una llamadita de nada para avisar. ¿Estoy sudando? ¿Y ahora qué digo? …Y ahora que te has separado, Hal, ¿qué haces por las noches?

hal

¡Mierda!

…por las noches… bueno, yo…

Me tiro en casa a llorar… fumo hasta que me pongo malo, me hurgo la nariz, miro la tele hasta dormirme con una botella de whisky, cuento los pelos en el peine, llamo a una puta, o me la casco frente a mi póster central favorito, camino arriba y abajo, me duermo y espero al día para poder hacer algo, grito o tomo Valium, pienso en tomar una sobredosis…

…por las noches, bueno…

frank

Vaya pregunta estúpida para hacerle a un hombre separado. Y más a éste. ¿Pero qué se piensa que hace… fiestas con estrellas de cine?

suegra

La mejor pregunta para hacerle a un hombre soltero, sí señor.

hal

Por las noches…

…no sé qué decir, me siento mal. Míralos, no tienen que hacer nada por la noche. Se sientan y disfrutan uno del otro, cenan juntos, comentan la jornada, se consuelan, leen y se apoyan en silencio, descansan uno en el otro. ¿Y yo? Por las noches ellos van a casa y dentro hay luz, una luz dorada que te atrae como a una mariposa… Por las noches, bueno…

frank

Ojala nunca le hubiera invitado. ¿Por qué no habré cerrado la puta boca? Pero no, Quería ser como otras familias, un tío hospitalario, simpático, rodeado de amigos, jugar una partidita, contar chistes, que mi mujer cocine algo rico, ser ingenioso, hacer reír… me gustaría saber contar chistes… debo saberme alguno. ¿Cuál podría contar? Pero y si no les hace gracia? Imagina que me olvido de lo fundamental, y que se avergüenzan… pero uno tiene que intentarlo, hacerlo, buscarlo. ¿Qué es lo peor que me puede suceder? No me voy a morir… rompe el hielo, arriesga…

¿Os he contado…?

hal

Lo que hago por las noches… perdón… estabas diciendo…

frank

No, no, lo siento, sigue, yo te he interrumpido, por favor…

hal

Pero yo puedo esperar.

donna

Cariño, estaba a punto de decirnos qué hace…

hal

¡Por las noches!

donna

Sí, por las noches.

La suegra eructa.

frank

¡Madre, por dios!

donna

No lo puede evitar, Frank, no seas tan desagradable, es una persona mayor, no seas tan duro, lo siento, Hal.

hal

No, de verdad, si no me molesta.

donna

Es una mujer de edad y está enferma, Frank, y tiene carácter, sólo que ya es muy mayor. Hal lo comprende, Frank, tienes que comprender a los mayores, algún día tú también lo serás, Frank, y espero que nuestros hijos sean más comprensivos que tú.

frank

¡De puta madre! Vaya nochecita! Mañana todo el almacén hablará de la absurda familia de Frank. Me siento mal. La comida quiere subir o bajar, pero no quedarse en el centro…

He dicho “por dios” solamente, ¿Y por eso qué soy, Hitler? ¿Es que he dicho mátala? ¿Extermínala? ¿Mándala a las cámaras de gas? Mátame tú si quieres. Pero ¿qué he dicho, Hal, que sea un pecado tan grande? ¿Las personas mayores son una especie de santos para que cerremos la boca mientras eructan y se tiran pedos?

donna

¡No se tira pedos! ¡Por dios, Frank, no seas tan malo!

suegra

Soy una anciana y pronto me moriré: ¡menos mal! Vaya parejita, si creen que me importa van listos. Yo ya estoy más allá. Dame un buen libro y una o dos comidas al día, y como si me envían a la residencia. Ellos querrían mandarme a una residencia, pero les sale más barato tenerme en un cuchitril y pagar una asistenta dos horas al día. Y una vez por semana, ¡qué cosa!, vengo aquí, aunque desde luego no vengo por la comida, vengo porque estoy harta de esas cuatro paredes. Míralos. Ella se ha convertido en una esclava. Todo lo que consiguió fue a ese… cagón. Se mata a trabajar y no tiene donde caerse muerto. Pero claro, qué iba e encontrar a los treinta… escoria…

No te preocupes, Donna, ya me voy a la cama.

hal

¿Qué que hago por las noches? Bueno, por las noches, vuelvo a mi casa y -¿sabes?- hay muchísimas cosas por hacer. Te sorprenderías cómo uno se da cuenta de tantas cosas que, bueno, simplemente se habían quedado sin hacer. Cartas que no fueron escritas, amigos a los que descuidaste…

frank

Seguro que folla como un loco, el hijo de perra éste, viviendo sólo… ¡Qué suerte tiene! El jodido soltero follador.

hal

Llamas a los viejos colegas, a la gente que casi habías olvidado… Me dediqué a mi matrimonio y perdí de vista a mucha gente, ya sabes cómo es, pero ahora estoy soltero…

frank

Soltero, incluso la palabra suena a guarrada.

Hal

…soltero otra vez, y pensé, eh, ¿porqué no buscas a tus viejos camaradas? ¿no? Organizar una reunión, salir a tomar algo…

donna

¡Amigos! Qué suerte, ver gente, gente nueva, amigos… Tengo tanta hambre de amigos que puedo paladear la palabra entre mis labios. Nunca vemos a nadie, odio estar casada con él, ver su miserable cara de quejica todos los días, me gustaría escaparme. Podría irme mañana, si tuviera huevos lo haría, lo dejaría a él y a los niños… Nunca veo a nadie, salvo a él, a sus tripas por llenar y al supermercado tres veces por semana.

hal

No es que el matrimonio no sea maravilloso, que lo es…

frank

Sí, como una almorrana en el culo.

hal

Pero nunca me dejó tiempo para explorar, y visitar a los viejos amigos, ¿no?, volverte a encontrar con los viejos…

frank

¡Camaradas!

hal

Sí, Frank, así es. Claro que la echo de menos, pero de alguna manera lleno ese vacío con…

frank

Camaradas, amigos, sí, sí, claro.

hal

Exacto. Por ejemplo tenía un compañero, un amigo del trabajo y, joder, cuando se fue de alguna forma perdí el contacto, sabes, ¿no?, bueno, pues un día estaba limpiando el piso…

donna

¿No tienes a nadie que te lo limpie?

hal

No…

donna y suegra

¡Aaaaaah!

donna

Yo limpio todos los días, limpio, friego, lavo y plancho para ese desagradecido hijo de perra que ya ni siquiera me folla. Podría limpiar para éste, pobrecito, ¿estará circuncidado?.

hal

Sí, me lo hago todo yo solo. ¡Soy la típica ama de casa…! ja, ja, ja… ahora se cómo se sentía ella… ja, ja, ja…

donna

Tiene una risa muy dulce.

hal

Ja, ja, ja…

donna

Y es un tío muy majo.

hal

Ja, ja, ja…

La noche está mejorando.

hal

Ja, ja, ja…

donna

Así que aprovechando estas risas me escapo a por el Magnesio, porque la úlcera me está matando y si me voy así, con naturalidad, nadie se dará cuenta…

frank

La típica ama de casa… ja, ja, ja…

Joder, la noche despega. No estoy sudando demasiado y mi estómago no está hecho un cristo, aunque tengo una ganas locas de cagar, pero me da miedo ir ahora que esto empieza a funcionar. Acostaré a la regüeldos y luego contaré el chiste.

¿Qué tal, mamá?

La suegra se ha quedado dormida.

frank

¿Todo bien? ¿Qué tal la comida? Me alegra que estés aquí. Es un encanto.

Deshazte de ella, si me voy ahora le dejaré con las dos, se callarán todos y será embarazoso. Mejor cuento mi chiste y luego pongo la tele. Mierda, ¿a dónde se ha ido esta tía?

¡Donna?! ¿Estás haciendo café, cariño?

donna

(Ahogado desde otra habitación)

¡No! ¿Queréis?

frank

¿Qué estás haciendo, cariño?

Silencio.

frank

¿Estás bien?

donna

Hmmm…!

frank

¡La típica ama de casa! ¡Ja, ja, ja!

Vamos, cariño… Joder, mierda, ven ya, idiota, ahora que lo estamos pasando tan bien, no me dejes sólo defendiendo la plaza…

Cieeeloo!?

donna

Lo siento, chicos, estaba empolvándome la nariz, ja, ja.

Donna aparece con todos los labios manchados de blanco.

frank

¡Joder!

hal

Ja, ja, ja.

frank

¡Joder!

suegra

Ja, ja, ja.

donna

¿Queréis café? ¿Qué miran? ¿Qué Tengo…? Lo siento, Hal, estabas contando lo que hacías por las noches…

hal

Si, sí, lo siento, no…

(Frank le hace un gesto a Donna para que se limpie los labios. Donna lo hace)

Decía que por las noches… bueno, en el fondo todas las noches son iguales y yo estaba limpiando mi habitación cuando encontré mi vieja agenda, sabes, con los teléfonos de la gente y demás, así que llamé a este viejo amigo, al que no había visto en los últimos veinte años por lo menos, lo conocía del colegio…

donna

Odiaba el colegio.

frank

Me aburro como una ostra.

suegra

Creo que se me viene un retortijón, igual un buen pedo afloja la presión…

hal

Sí, por lo menos veinte años, sí… Lo ví por última vez en 1960… sí, más o menos.

frank

Voy a contar el chiste. Tengo que hablar, decir algo. Nunca digo nada. Una vez que la reunión marcha yo cada vez hablo menos y todos me superan. Mírale a él, hablando como una cotorra, se está calentando.

hal

Así que le llamé y dije “hola, ¿puedo hablar con Bob Lipinski?”

donna

¿Un polaco?

hal

Si, así es.

donna

Conocí a un polaco llamado Lipinski, en el trabajo.

hal

¡No es verdad!

donna

Sí que lo es, era el mismo nombre…

suegra

Me encantan los pepinillos polacos.

frank

¿Cómo era el chiste?

donna

Sí, era pelirrojo y con un montón de pecas. Y una nariz globosa, como con una cebolla al final, y tenía una abertura entre los dientes, así que ceceaba…

frank

¿Cómo es que lo conoce tan bien? Nunca me lo ha contado…?

suegra

Los arenques polacos también están bien.

donna

Y cuando hablaba, ceceaba: buenoz díaz, ¿cómo eztaz, Zilvia?

hal

¿Zilvia?

donna

Bueno, mi segundo nombre el Silvia, y hubo una época en la que odiaba Donna.

hal

Silvia es un nombre muy bonito, ahora, que también me gusta Donna.

donna

Todo el mundo se llamaba Donna en el colegio, pero ahora no conozco a nadie que se llame así.

Hal

Donna es menos frecuente, creo… pero tiene su punto.

donna

¿Cuál prefieres? Quiero decir, si tuvieras que elegir.

hal

Bueno, no se… pero Donna desde luego es menos común, no se oye con frecuencia.

donna

Sí, Silvia es un poco vulgar.

hal

¡No, no! Es un buen nombre. Me gustan los dos pero Donna es más… tuyo.

donna

¿Tú crees?

suegra

¡Pues estuve a punto de llamarla Bárbara!

donna

¡Socorro! ¡Bárbara! Te imaginas, en el colegio: ¡barbie! ¡Qué horror!

hal

¿Sabes? Yo también tengo un segundo nombre, sí… tengo uno.

donna

¡¿Cuál?!

hal

¡Uuh! Sólo si prometes olvidarlo en cuanto te lo diga.

donna

No puede ser tan malo, no tanto como Barbie! ¡Qué horror!

hal

Es tan horroroso que no se si me voy a atrever a decirlo.

Donna

¡Dílo! ¡Dílo!

hal

Prometed no reíros.

donna

Lo prometo.

frank

Prometo no vomitar.

HAL

Ok, aquí va…

donna

¡Vamos…! ¡Nos está tomando el pelo! No puede ser tan terrible… ¿Sabes cuál es el segundo nombre de Frank?

frank

¡Qué! ¿Se ha vuelto loca?!? ¿Qué pasa contigo, idiota!?

hal

Vamos, Frank, ríndete, ¿qué más te llaman? Deberías saber cómo le llaman en el trabajo.

donna

¿Por qué? ¿Cómo le llaman?

frank

Venga, Hal… déjame en paz, gilipollas.

hal

¿Puedo decirlo, Frank? Creí que ya se lo habrías contado.

frank

Ya saben que nos damos nombres unos a otros en el trabajo, pero es una broma…

donna

¿Y a ti cómo te llaman? ¿Cómo te llaman?

hal

¿Se lo digo, Frank? ¿Se lo digo?

frank

Estúpido subnormal, cómo siento haberte invitado, te pudrirás en el infierno antes de que vuelva a hacerlo… sí, claro, adelante, es una tontería…

hal

Bueno, pues le llaman…

Donna

¿El qué, el qué?

hal

¡El quejica!

Todos se ríen.

todos

¡El quejica!¡El quejica!¡El quejica!

frank

¡Dejad de divertiros a mi costa, coño! No he hablado desde hace horas, tengo que decir algo… ¡el chiste! A ver si me acuerdo… Ah, si… ja, ja, ja… Espero no cagarla, quizás debería repasarlo primero, no, me lanzo con él… Oye, Hal, ¿has oído el chiste de…?

(huele, notando el pedo de la suegra).

¡Hostias! ¿Qué es esto? ¿No te habrás dejado el gas abierto, verdad, Donna?

donna

¡No…! ¡oh…! Bueno… quizás sí…

frank

¡Joder! Creo que sí… ¡por dios! Te lo dije, Donna, hay que tirar esa cocina vieja, es una basura vieja e inútil… y apesta… ¡tirémosla de una vez!

suegra

Bueno, pues yo voy a ir tirando para la cama.

hal

¿Que si conozco qué chiste, Frank? Me estoy defendiendo bien, coño, encontré mi voz, es fantástico, estoy hablando sin atascarme ni toser, ni tartamudear ni ponerme colorado, con bastante gracia. Debo de estar mejorando, qué bien. No sudo ni estoy preocupado… de momento. ¡Joder! No debería haber dicho esto, algo está a punto de inquietarme, sé que lo hará, en cualquier momento… me lo estaba pasando tan bien…

frank

Ah, si. No es nada, sólo un chiste.

hal

Bueno, cuéntalo, Frank.

donna

Claro, cuéntalo, Frank, cuenta… Hace años que no cuenta un chiste, es increíble. Porque para contar un chiste hay que acordarse, arriesgarse, y si no encuentras la forma de contarlo bien, te quedas con el culo al aire, y aún así se está atreviendo… dando, exponiendo… es como desnudarse uno mismo, y él nunca lo hace. Esto le debe estar costando mucho… me temo que mañana tendré mucha ropa sudada que lavar.

frank

No, no es nada, sólo una broma, ¿cómo era…? una bagatela, es un chiste que oí en el trabajo… Joder-mierda-culo, no me hagáis contar ahora el jodido chiste, ya no me acuerdo, coño, ¿o quizás sí…? Aquí huele que apesta. Me gustaría pegarle un tiro, y a veces sueño con un cuchillo…

(Mima que acuchilla a su suegra violentamente)

Horror, horror, horror, horror… ¡Hala! Ya me siento un poco mejor. Joder, contaré el jodido chiste. Pues estaba un…

donna

Cariño, cariño, ¿qué es una bagatela?

frank

¿Y a quién le importa eso? Lo oyes y te suena bien. Ahora no me acuerdo, lo sabía pero me olvidé, pero sé que la palabra la uso bien, aunque no se lo que es.

donna

¿Cómo puedes usarla bien si no sabes lo que es?

suegra

Tiene razón, y cuando tiene razón, tiene razón.

frank

Sintiéndola… la sensación es correcta aunque el significado se haya perdido… ¿Y ahora Qué le pasa a esta? ¿Está idiota? Me está contradiciendo en público, cuando no sabe nada, la muy guarra ignorante, pero poner la mano para pedir dinero, eso sí que sabe…

suegra

¿Quién quiere café? ¿Quién quiere te?

(Todos empiezan una improvisación sobre el café)

¿Café?

hal

Sí.

suegra

¿Café?

frank

Sí.

suegra

¿Té?

donna

Café.

suegra

¿Azúcar? ¿Azúcar?

hal

No.

frank

Una cucharilla.

donna

Cariño, no necesitas más azúcar.

frank

Puedo tomar azúcar… ok, media cucharilla.

suegra

¿Leche?

hal

¿Tienen leche descremada?

suegra

No tenemos.

frank

Sí, tenemos. Está en el frigorífico detrás del bicarbonato…

donna

No, la congelé.

frank

¿Congelaste la leche descremada?

hal

No importa, pondré leche normal en mi bagatela, ja, ja, ja…

Fin de la improvisación.

suegra

Me traen una vez por semana sólo para acarrear bandejas, la próxima vez me veo fregando el suelo…

hal

Me lo estoy pasando divinamente.

donna

La velada está saliendo bien, y estoy muy orgullosa… Ja, ja, ja…

frank

Apestosa pareja de hienas subnormales, sentadas sobre el repugnante pedo de tu puta madre… No estoy demasiado cómodo, y tengo la boca seca, pero acabemos con el chistecito. Bueno, pues estaban un inglés, un irlandés y un judío americano…

donna

¡Ja, ja, ja!

hal

Realmente son una familia estupenda, cariñosos, amables. Qué bien que me haya invitado Frank, me estoy calentando, ahora me siento bien de nuevo… Quizás un día pueda decirles que vengan a casa… Sí, les haré una cena… pero soy muy mal cocinero… ¡Ah, no, no, que me vuelven los demonios! ¡fuera! ¡fuera! Estaba tan contento hace un segundo… ¡Fuera, olvídate! Pero no puedo ser invitado otra vez y no corresponder. Quizás no se lo esperen pero ¿cuántas veces puede uno ser invitado sin devolver la invitación? ¿Una? ¿Dos? ¿Tres veces? Y podría hacer algo sencillo y luego tomar unas copas, comeríamos en la cocina y después al salón a tomar el café. ¿Pero por qué me pongo a pensar en esto ahora?! Prepararé algo de picar, una bagatela de cada cosa… lo compraré en el delicatessen y nos lo tomaremos en el salón… ¿O quizás deberíamos empezar en el salón con las bebidas y luego pasar a la cocina? Pero si preparo algo caliente, digamos una sopa, tendré que dejarlos solos en el salón con las bebidas y andar corriendo de un lado a otro… o, ¿por qué no empezar directamente en la cocina con las bebidas? Pero el estéreo está en el salón… ¡¡mierda!! Podemos poner música y beber algo y luego ir a la cocina… o mejor: les dejo a ellos con las bebidas y lo traigo todo al salón… ¿Pero por qué complicarnos en el salón si se supone que donde se cena es en la cocina…? A no ser que me lleve el estéreo a la cocina… ¿pero y qué pasa luego, si nos vamos a tomar las copas al salón? No puedo llevármelo otra vez de vuelta… Podría comprar un CD portátil… No, lo pondré todo en el salón e iré de un lado para otro, de todas formas casi todo será frío, salvo la sopa y el café… ¡Pero espera! La cocina es más acogedora. Tiene una gran mesa de madera… en el salón son todo mesitas pequeñas, así que tendré que hacer la ronda con la ensalada por las mesitas donde esten sentados. Y lo mismo con el vino. No hay una mesa central, así que no podremos mirarnos cara a cara con una botella en el medio… pero al menos habrá espacio, aunque no será tan cálido como en la cocina… ¡Joder! Cenaremos en la cocina, quedará bien, ya está, asumo las consecuencias… Pero sería bueno que vieran el salón… después, con el café, no antes… no, después no… ¿por qué no antes? ¡Un momento! Podríamos comer en el salón si saco la mesa al centro, así podría estar la botella en el medio… Eso significa sacar la mesa de la cocina… y después de cenar tener que sentarnos en el salón con todos los platos sucios, o liarnos despejándolo todo, mientras que en la cocina simplemente lo dejas todo por allí y dices: “vamos a estirar las piernas al salón”… No, ya se, me suicido y así no tengo que escoger, bien con una sobredosis o bien bajo un camión… ¡Joder! ¡Dios me insufló la vida para decidir… si la mesa va en el salón o en la cocina… aaaah!

frank

Pues estaban un inglés, un irlandés y un judío americano y se encuentran en un bar…

donna

Cariño, sabes que los judíos no van a bares.

frank

¿No he ido yo nunca a un bar? Eh? ¿No me has visto nunca en un bar?

donna

Sí, pero tú no eres un judío de los de verdad.

frank

¿Cómo?

donna

No, no, quiero decir que no eres como esos judíos… como los de verdad… ¡Mierda! ¿Por qué me tiene que avergonzar? Sabe lo que quiero decir, que me refiero a esos judíos como su padre que llevan sombrero dentro de casa, tienen caspa en el abrigo y huelen a cebolla, los amarillentos y fláccidos con joroba y barba… ya sabes, como los ortodoxos.

frank

¿La oyes, Hal? Como si un judío no pudiera ser visto en un bar… ¿Qué pasa, que no pueden mezclarse ni un poquito? Crees que todos los gentiles son bastardos sin circuncidar, antisemitas y patea-judíos, que sus cocinas apestan a grasa y nunca se lavan las manos después de ir al lavabo? ¿No? ¿Tú crees esa vieja leyenda de que el gentil se emborracha hasta vomitar y en sus bodas tienes suerte si consigues una hamburguesa y una lata de cerveza? Pues te equivocas. Alguno de mis mejores amigos son gentiles, y son gente muy decente. Porque los domingos no se atiborren de salmón ahumado y tengan úlcera de estómago, no significa que sean malos… Y ahora, con tu permiso, sigo… Muy bien, he encontrado mi voz de nuevo. Hal está callado sintiendo un nuevo respeto por mi humor ácido, y la fiesta no va tan mal… Contaré el chiste, esto es fantástico… Así que estaban en un bar y el inglés dice, algo borracho: “Me han confundido con alguna gente muy importante en mis tiempos… ¿sabéis? Una vez me tomaron por Winston Churchill…”. Y el irlandés dice, “bah, eso no es nada. Una vez caminaba por la Calle Mayor de Dublín y una mujer vino y me dijo: “Santo cielo, si es el papa en persona!”… Y el judío americano dice: “eso no es nada. Mirad, yo estaba sentado una vez en un cine y la película era tan buena que pensé “puedo verla otra vez, why not…?”

donna

¡Ja, ja, ja, ja…!

frank

¡Espera, aún no he acabado…!

suegra

Aquí está el café.

donna

¡Shhhh!, Mamá, que está contando un chiste, un minuto, enseguida acaba.

hal

Vamos, Frank, sigue… ¿Why not?, dice, sí… ¿por qué no? Ja, ja, ja…

frank

Sí, está sentado en el cine y se dice: ¿why not verla otra vez…? Está yendo de maravilla, estoy excitado: los tengo en la palma de mi mano, sabía que podía hacerlo, así que por qué me reprimo, por qué no tengo confianza en mí mismo cuando soy un fantástico contador de historias? Tengo el poder, lo se, pero siempre dejo que lo hagan otros… que sean graciosos, que se hagan los amos, que impresionen a los damas, y yo me callo y me ahogo y luego abro la boca y sale un discursito preparado que queda horroroso porque no salió cuando entró en mi cabeza. Dejo que se estropee y cuando lo dejo salir ya huele como un pescado que se te olvidó fuera del frigorífico. Bueno, el chiste es un discurso preparado, así que ¿de qué estoy hablando? Pero es diferente, tienes que usar el tempo. El tempo es la clave de lo cómico. Sin tempo, una historia de mierda parecerá una historia de mierda. Pero con tempo una historia de mierda parecerá poesía… o no poesía, pero será sorprendente, brillante, algo maravilloso. Pero la historia más maravillosa será basura en la boca de un patoso! No os riáis, pero quizás yo podría hacer cabaret. Sí, y levantarme en las noches de los espontáneos en el bar de la esquina… “Eh, señoras y caballeros, cuál es el vino favorito de una princesa judía americana? Los gentiles adoran las bromas de judíos. Podría subir y contarles montones de chistes anti-semitas y triunfar. Me acuerdo de uno genial… lo guardaré para después de este… Si, why not verdaderamente… así que ve la película de nuevo, y le gusta tanto que se queda hasta el último pase… ¡Epa! Están bostezando! Esto no va bien… es terrible. Dios mío te prometo no volver a contar chistes anti-semitas nunca más, pero déjame acabar este, por favor, ojalá nunca lo hubiese empezado. ¿Por qué quiero ser gracioso y contar chistes? Odio contar chistes, lo odio, no sé hacerlo y nunca sabré. Nunca los he contado bien así que ¿por qué insisto? ¿por qué insisto? Me da asco, me estoy poniendo de todos los colores, ¿por qué me torturo así?

hal

Bueno, ¿y que pasó? Me gustaría poder contar chistes. A él se le ve tan relajado delante de su esposa, quizás pueda acordarme de uno, a ver, a ver…

donna

Me pregunto cuánto tiempo pasa realmente en los bares… que están llenos de chicas gentiles, seguro, y son tan complacientes. Se bajan las bragas a las primeras de cambio, zorras facilonas…

Frank

Así que el judío se queda hasta el último pase y entonces la acomodadora le dice…

donna

Una acomodadora gentil con minifalda y que probablemente ya ha quedado con él en el bar.

frank

Así que la acomodadora le dice al judío después de verlo allí en el tercer pase, le dice, “¡Jesús! ¡Otra vez aquí!” Ja, ja, ja…

suegra

El tuyo con leche.

frank

¡Mamá! ¡Después! ¡Entendéis!? Ella creyó que era Jesucristo!

suegra

El tuyo con media de azúcar.

frank

¡Mamá! ¡Ahora no! Es decir, realmente no creyó, aunque para que tenga gracia el chiste el pretende creer que ella creyó que era Jesucristo…

suegra

Y el tuyo sólo.

frank

¡Mamá! ¡Después!! O también el pensó que ella creía que creía que él era… porque se había quedado a los tres pases… ¿comprendéis?

hal

Creo que tengo la taza equivocada.

Cambia su taza con la de Frank

frank

Por eso ella dijo, ja, ja, ja… “Jesús, otra vez aquí!” Y claro que no creía que lo fuera, pero era la forma de hablar…

Pausa.

donna, Hal y suegra

¡Aaaaaaaaaaaaaah! ¡Ja, ja, ja, jo, jo, jo, ha, ha, ha!

hal

No lo he cogido. No estaba prestando atención, buscaba un chiste para contar y me perdí el meollo… Y ahora él piensa que soy estúpido. Me está mirando, tengo que disimular… ¡Ja, ja, ja,ja!

frank

Lo he jodido, se me fue de las manos, iba bien y se me fue. No lo dejé claro, y luego vino esta con su puto café, su puta leche, su puto azúcar, Joder, me duele el estómago, se me va la voz… ¡Cough, cough!

hal

¡Ja, ja, ja! ¡qué bueno! Mi risa no es convincente, sabe que no lo he cogido. Me mira como si fuera un aguafiestas de los que siempre estropean la velada. Me mira como si nunca más me fuera a invitar… ¡Muy bueno, Frank!

frank

Me mira como si estuviera loco. Piensa que estoy loco. Estoy sudando. Mira mi sudor y se pregunta por qué… todos miran mi sudor. Sacaré un pañuelo con cuidado y me secaré como por casualidad.

hal

Me mira esperando que haga algo, que cuente un chiste o que haga algo, estoy atascado… estoy atascado en la vida… no puedo moverme ni abrir la boca… mis mandíbulas parece soldadas…

frank

¿Donde coño está el pañuelo?

hal

Me quiero morir.

frank

¿Donde coño está el pañuelo?

hal

Me quiero morir.

frank

¿Donde coño está el pañuelo?

hal

Me quiero morir.

frank

¿Qué coño hace Donna?

donna

Están todos callados.

SUEGRa

Voy a ventosear.

donna

No me gusta interferir cuando los hombres hablan… prefiero escuchar, no quiero ser el foco de atención, porque entonces no se me ocurre nada que decir. A veces. Cuando consigo ser yo misma sí que tengo mucho que decir. Pero cuando ellos hablan yo no sueno importante, sueno estúpida… ¡Pero ahora bien podía decir algo!

Todos están congelados en un momento de tensión.

frank

¡Por dios, habla, Donna!

hal

Que se me trague la tierra…

donna

¿Pero qué puedo decir… mmh? Y bueno, Hal, qué más haces por las noches?

hal

¡Por las noches! (Cough) lo siento… hmm, si, por las noches (cough, cough) Si, bueno, por las noches (cough, cough) como tú decías, por las noches (cough, cough), la verdad, por las noches…

donna

Frank, ayudame, por favor…

frank

Si…

hal

Por las noches, bueno… (cough, cough) Las noches son tan… (cough, cough) La cuestión con las noches… (cough, cough), verás, las noches…

frank

¡Vaya nochecita!

(Huele un gran pedo)

¡Por dios! Donna, ¿te has vuelto a dejar el gas abierto!?

Oscuro.

acto 1. escena 2

donna

Abrázame, Frank, no te duermas, dame un beso de buenas noches, no te quedes ahí tumbado como un fardo…

frank

Hmm… hmmm… nas’noches…

donna

Frank, dame un beso de buenas noches, vamos, date la vuelta…

frank

Toy’anssadoo…

donna

Venga, dame un beso y dime buenas noches, cariño…

frank

Nas’noches, ariño…

donna

Mírame y dímelo, vuelve la cabeza…

frank

¡Joder con la jodienda! Sólo quiero enterrarme en el sueño, arroparme con él como con un saco y morirme ahí dentro hasta mañana… Ha sido una noche terrible, pero al menos lo hice, y ahora a dormir, es lo que necesito, pero esta sigue pidiendo que la bese…”Dame un beso, dame un beso, dame un beso” Parece un besugo que se te acerca en cuanto te paras. “Bésame, bésame”, como si le fuera la vida en ello, ¡Qué coñazo con los besos! Ya basta, hombre… pero esa boca me persigue, seguida por su cara… Claro que la quiero, pero la verdad ya casi no consigo metérsela. A veces me subo encima y tengo que hacer un esfuerzo para clavársela… y pienso en la camarera del bar, con esos pechos grandes como melones, así que me subo, pero no es fácil, aunque tengo mi menú particular para ayudarme, la chica del autobús con las piernas cruzadas, la que me miró cruzando la calle con los niños, la que me sonrió en la playa hace tantos años… aún me intriga lo que podría haber pasado si yo hubiera hecho algún gesto… así que rebobino y vuelvo a ver la película, sus piernas en la arena, largas y hermosas…

Frank besa a Donna maquinalmente y se sube encima.

Así, así… ¡ouch! ¡Hostias! ¡Au! ¿Pero Qué llevas puesto?

donna

¡Ouch! ¡Au! Déjame a mí, así… Quiero que me violen. Algunas veces deseo que los basureros me arrojen sobre la cama por la mañana, cuando el fardo éste ya se ha ido, y me usen los tres, porque sé que me han estado mirando. Vacían la basura cuando yo estoy todavía en camisón, sé que les pongo. Sonríen y hablan cuando se van sobre las cosas guarras que les gustaría hacerme… arrancarme el camisón, tocarme toda, agarrarme y hacerme pedazos, mirarme y explorarme por todas partes, todos hambrientos y sudorosos y sucios… A veces el fardo se me sube encima, me mete la puntita y la agita un poco, grande cosa, y yo le dejo porque él necesita cumplir con su obligación, pero si os digo la verdad, me aburre, pero quiero que lo haga porque así puedo pensar en los basureros, quitándome las bragas y restregándose contra mí, oh, no, me las está quitando, el muy cerdo, -espero que estén limpias, qué más da-, me abandono, los deseo a los tres pero me resisto, un poquito. Uno de ellos ya está restregando su polla por todo mi cuerpo y el otro me besa furiosamente, como un loco, sin creer su buena suerte, furioso y duro, como si todo fuera un sueño y quisiera grabarlo antes de que desaparezca. Sus rostros son ásperos y yo tan frágil y tan delicada, cediendo a sus terribles demandas, me rindo, me derrito… ¡Oh…!! Me hacen cosas terribles, no, eso no… ¡es terrible! Están tan hambrientos y todos se me vienen encima, satisfaciendo su vil lujuria en mi tierno cuerpo… oh, usándome, rasgándome entera con su deseo abrasador… oh, floto en él, ¡ooh!! Es maravilloso, ¡oh!, ¡ooh! ¡¡ooh!!

frank

La pongo a cien, la vuelvo loca, así que tengo que hacerlo. A veces se me hace muy cuesta arriba, pero hago el esfuerzo, ella me encuentra excitante, ¿qué le voy a hacer? Sólo que me gustaría que fuera recíproco… Pero no, así que sigo con mi fantasía hasta el final. A veces cambio la historia pero siempre empieza acercándome a ella, en la playa, yo empiezo a hablar, lentamente nos acariciamos los dedos entre la arena, y es como un relámpago, le rodeo la cintura con mi brazo, la siento esbelta y menuda, ella sonríe, la hago reír, y ella se ríe, con sus hermosos dientes blancos, y entonces me rodea la cintura con su brazo y eso me encanta… Tomamos un café y debajo de la mesa siento su rodilla rozándose con la mía… Ahora estamos en su habitación y ella se lanza sobre el sofá despreocupadamente, la falda se le sube, me acerco junto a ella y de repente la estoy besando, besos dulces, tiernos, sabrosos, húmedos y mientras la beso ella abre sus piernas ligeramente y mi mano recorre el interior de sus muslos que parecen de raso y están fríos y el corazón me late como si quisiera salírseme del pecho y ahora su mano está en mi muslo y sus dedos acarician suavemente mis ingles que están a punto de estallar y mis manos suben más y más arriba hasta que sus muslos se vuelven poderosos y de repente noto esta cosa enorme…

Hal aparece de debajo las sábanas.

¡Eh, eh!¡Qué pasa aquí?!

hal

Hola, ¿qué tal?

frank

¿Qué haces tú en mi fantasía, Hal? ¡Largo! Yo quiero ese dulce tierno, jugoso y suculento… y no esta cosa gorda, grande y dura… ¡Largo! ¡Fuera de mi fantasía!

hal

Pero yo soy tu fantasía. Relájate, no luches… nadie lo sabe, sólo tú. Ni siquiera yo lo se.

frank

¿Estás seguro?

hal

Por supuesto. Sólo soy una fantasía… Y se supone que son buenas para ti…

frank

Pero esto es sólo en la imaginación,¿eh…? No puede ir más allá. No podría ni imaginármelo en la realidad… ¡Buuaahh! Me pongo enfermo, ¡qué horror! La sola idea de besar a otro hombre… y ya no digamos lo otro…

hal

Por eso es una fantasía. Ni siquiera tienes que olerla.

frank

¡Ey, ey, ey! No seas vulgar…

hal

Vamos, disfrútala sin culpa ni dolor… disfruta de mi gorda bonita…

frank

Por dios, Hal, es tan grande, y tan sólida… mmmm… adelante, Hal, venga métela… y acabemos con esto… Hahmmhammmmmmhmhmm!

Hal desaparece.

¿Te ha gustado?

donna

Sí, cariño… ¿y a ti?

frank

Si… nas’noches.

donna

Noches…

Oscuro.

acto II. Escena 1

frank

Tengo miedo… Tengo miedo de que me suban los impuestos. Tengo miedo de abrir el correo y ver las facturas, tengo miedo de las notificaciones de hacienda. Tengo miedo de no tener suficiente dinero… quiero dinero, lo necesito… Me da la paz en el alma, trabajo todo el día para ganar dinero y trabajo duro para ganar más. Soy duro cuando vendo, pero doy lo que vale… tengo mi técnica… no tengo miedo, no tanto… Es una tela fantástica, auténtica gabardina, ni una arruga… Tengo miedo de la declaración de la renta, tengo miedo de no tener nunca bastante, ¿para qué sirve la vida todo el día trabajando sin llegar nunca? Te puedo conseguir toda la que quieras, es la última que queda, por eso la liquidamos tan barata, pero oye, es todo el lote, hicimos un trato, ya sabes, qué te voy a decir, compramos todo un lote, y por eso lo vendemos barato… ¿Cómo pones un negocio? Me da miedo poner yo uno porque puedo perderlo todo… pero por qué tener miedo? No te vas a morir… corre algún riesgo… ¿Y cómo está tu mujer?

george

Bueno… en la universidad. Se va a graduar en idiomas.

frank

Que lista.

george

Sí, quiere trabajar en las Naciones Unidas, ¿qué te parece?

frank

¿Cómo, traduciendo a la gente importante…?

george

Más bien trabajo de campo en zonas subdesarrolladas…

frank

¡Qué mujer! Parece que tiene…

george

Principios.

frank

Sí… Eso debería haberlo dicho yo.

george

No le interesa el dinero… la verdad es que está como una cabra. Cree que estamos todos obsesionados con él y no por eso somos más felices… así que quiere hacer el bien…

frank

Bueno, sabe que hay más cosas en la vida, en el fondo tiene razón…

george

Bueno… pero podría hacer una fortuna, con lo lista que es, si quisiera entrar en el negocio ahora que nos hemos metido en lencería femenina…

frank

Ahí tienes razón, es un campo fantástico, siempre en movimiento.

george

Pero ella no quiere acabar como este par de gilipollas, ya ves…

frank

No, claro… eh… ¿qué quieres decir? ¡ah! ¡Nosotros dos! Ja, ja, ja…

george

Mira, tú te matas por el dinero, siempre lo mismo, los mismos trucos, ¿qué viene la próxima temporada? Sácalo corriendo… sin tiempo para leer, para disfrutar la vida, sólo dinero, dinero, dinero, y eso si no te quedas con un stock. ¿Cuándo fuiste a la ópera por última vez?

frank

¿A la ópera? Bueno, para ser sinceros, no me va mucho…

george

¿Qué estás leyendo ahora?

frank

Leyendo… bueno, leyendo, sí… acabo de terminar un libro… hace muy poquito, una semana. No, miento, quizás hace dos o tres semanas… por ahí. Y sí, es fundamental mantenerse informado. El dinero no lo es todo, tienes razón, o te acabas convirtiendo en un melón… ja, ja, ja…

george

¡O en un gilipollas!

frank

¡Cierto! ¡Somos un par de gilipollas!

george

¿Y qué libro era entonces el que leías?

frank

¿El libro? Bueno, era un libro estupendo… muy, muy bueno… y también profundo, eh…

george

Mira, mira, mira, mira que es patético este imbécil, me hace sentir viejo, me recuerda en lo que yo podría haberme convertido, y me dan escalofríos pensando que puedo parecerme a él. A decir verdad, me da asco, un lameculos siempre al acecho, pero lo sigo viendo por pena y para recordar en lo que no debo convertirme… Mira, mira, mira, su rostro patético y empalagoso, su piel grasienta y sus quejas grabadas en la frente, sus intentos de elegancia, sus esperanzas siempre que entra en el edificio… Ser un vendedor es ser una babosa aduladora, porque necesitas todo el tiempo de nuestra buena voluntad para seguir vivo… Odio a los vendedores porque me hacen responsable de sus vidas, odio esa sensación de culpa que te echan encima. Mira, mira, mira a este embustero intentando recordar un libro que nunca leyó. ¿Quién puede aguantarlo? ¿Qué pensará su pobre mujer, Donna, viendo a esta ruina repelente con pelos en la camisa, con su cara amarilla… ¿por qué lo odio tanto?

frank

Me gustaría estar en una playa sentado al sol con un libro y quizás un Martini al lado. Intento recordar algún libro que haya leído recientemente… ¿Cuándo leí un libro por última vez? No me acuerdo. Vengo a venderle mis telas éste y él me saca los colores, hijo de puta bastardo engreído. ¿Cómo se atreve a llamarme gilipollas? Él sí que es un gilipollas, pero vive como un rey, sentado en su piscina mientras los niños juega a la game-boy en el cuarto de juegos. Mira su cara grasienta marcada en muchas cenas de postín y ese aire arrogante como si fuera mi dueño sólo porque su dinero me compra algo que de todas formas necesita. Y yo tengo que besarle el culo para que se gaste unos pavos, tengo que sufrir que este cerdo estirado e ignorante me llame gilipollas porque su capacidad de codicia es mayor que la mía… ¿Quién es él para hacerme sudar? ¿No sudo bastante yo solito? Que te follen, bastardo pedante.

george

Bueno, pronto iré a comer, cuando el baboso se haya ido me acercaré al delicatessen y me pediré un jugoso sándwich de ternera ahumada con la carne chorreando, untado con queso y unos pepinillos crujientes, y una buena mostaza sobre el pan de centeno… se me hace la boca agua… Quizás debería comprarle algo para ayudar a su familia, pero entonces volvería siempre… Es mejor ser honesto, y decírselo a la cara, no me traigas más tus chorongos y tus baratijas… Pero entonces le reviento el almuerzo, y quizás no tenga muchos pedidos y vuelva a casa de vacío… ¿Pero por qué tengo que sentir esta culpa? El bastardo me hace sentir enfermo y culpable a la vez…!

george

Le voy a decir que se deje del rollito ese de “que libro has leído últimamente”, que no tengo por qué escucharle. Métete tus pedidos en el culo y no me sermonees desde tu púlpito de hijo de papá, bastardo repeinado. ¿Cuándo fue la última vez que te follaste a tu mujer? Apuesto a que pagas 500 euros por polvo, so asqueroso.

george

Nada de culpas, simplemente le diré que ya basta, no quiero tus baratijas. Es género barato y debo deshacerme de él de una vez por todas.

frank

Bien, aquí va… te vas a llevar la bronca más grande que te han echado nunca… dios, me siento bien sólo de pensarlo… el corazón me late como loco. ¿Sabes, George…?

george

Sí, Frank, ya te acuerdas del libro, ja, ja, ja…

frank

No, pero estoy pensando en algo que quiero decirte… Apestoso y repugnante engreído de mierda, me gustaría partirte el culo de una patada, ¿sabes? Jamás te atrevas a volver hablarme en tu estilo de jefe de pacotilla, yo soy un ser humano y tú eres sólo un chulo putas… Todavía no se lo he dicho ¿eh?, sólo estoy practicando…

george

Iré a ver a mi agente de bolsa después de comer…

frank

Todos te desprecian, sucio imbécil…

Incluso dicen que te insinúas a las mujeres de los vendedores, asqueroso chuloputas.

george

Hace tiempo que no voy a ver a Mónica…

frank

Ya estoy, ahora se lo digo…

george

Iré al salir del trabajo, marcaré una cita…

frank

Bien, vamos allá… ¿Sabes, George?

george

Sí, Frank… me decías…?

frank

Mira, George…

Donna

(Entrando con su madre)

¡No lo digas, Frank…! Este mes tenemos que pagar los seguros médicos, de los cuatro… además hay que revisar el coche y tenemos goteras… ¡No tires nuestras vacaciones de Navidad en Miami! ¡Me lo prometiste! Y mamá necesita un tratamiento para la espalda…

frank

A la mierda con eso.

Donna

No pienses sólo en ti mismo, no lo hagas, trágate un poco el orgullo…

frank

Ya estoy envenenado de tanto tragarme el orgullo…

donna

No le hagas caso.

frank

Pero si le sigo el juego no seré un hombre…

donna

Fuiste un hombre la otra noche…

frank

Mbsí… Sí lo fui, ¿no?

hal

(Entrando)

Eso fue gracias a mí.

frank

¡Vete, vete!

hal

Pues anoche bien que te gustó.

donna

¿A qué se refiere, Frank?

frank

Nada, nada…

suegra

Díselo todo, a ese bastardo apestoso, y te respetará… no seas un gusano toda tu vida. Delante de tu suegra deberías ser un guerrero, ¿y qué pensaría tu madre, que en paz descanse?

frank

¿Qué habla ahora de mi madre? ¿Acaso fue a verla cuando se estaba muriendo en el hospital?

suegra

¡Ah!¡Por fin salió! Querido Frank, también yo estaba enferma de los cálculos, quiera dios no hacerte pasar por eso. Pero incluso desde mi lecho de dolor me levanté y le cociné una caldo de carne, estilo ruso, ¿verdad, Donna? Que dios la acompañe, ese caldito fue lo que la mantuvo con vida…

frank

¡Calláos, todos! Calláos. Fuera. Haré lo que me de la gana. Se lo voy a decir, por una vez en mi vida, voy a dar la cara… ¿Sabes una cosa, George?

george

Sí, dime, Frank…

donna

(Desde fuera)

No lo hagas, Frank, el home cinema, la segunda televisión en el cuarto de Jennifer, el Blue Ray, el fin de semana en las islas tres noches por el precio de dos, la turbomix, mi cochecito, el portátil para Josh…

Frank

Ya me acuerdo del libro.

george

¿Ah, si? ¿Cuál era?

frank

“Cómo aumentar su Capacidad Adquisitiva”

Oscuro.

acto II. Escena 2

A la manera de un cómico de cabaret

frank

El paraíso debe ser vivir sin angustias, sin agonía, en un lugar donde relajarse. ¡Basta de angustias, estoy hasta las narices! Es como si tuviera un tambor golpeando en mi cabeza, bum, bum, bum… ¿Saben?, una vez se encontraron en un bar un inglés, un irlandés y un judío americano

Coro de Hal, Donna, George y Suegra, improvisando comentarios de apoyo al discurso de Frank.

coro

¡Oooh!

frank

¡Ah…! ¿ese ya lo habéis oído?

coro

¡Sí!

frank

Aquí tenemos un magnífico cinco más uno…

coro

¡Oooh!

frank

Sí, una maravilla, amplificador, 5 altavoces, radio y lector Blue Ray full HD…

coro

¡Oooh!

frank

Sí, esto lee MP3 y MP4… ¿qué demonios será eso?

coro

¡No sé!

frank

Tiene tantos mandos que hay que ir a la universidad para saber como funcionan los putos botones.

coro

¡Ja, ja, ja…!

frank

Una maravilla, negro y plateado…

coro

¡Uauuu!

frank

Es como una nave espacial, en la sala quedará genial…

coro

¡Sí!

frank

Compraré algo de ópera… 600 €…

(Silbidos del coro)

No es barato, pero es una obra de arte…

coro

¡Obra de arte! ¡Obra de arte!

frank

Nuestro estéreo está muy bien, pero este sonido debe ser un sueño, cinco más uno con surround panorámico espacial…

(El coro salta de contento)

¡Y salida wi-fi para oírlo en la cocina…!

coro

¡UAU! (alaridos de alegría)

frank

Pero tendría que instalar un router inalámbrico, ¡mierda!

coro

¡Mierda!

frank

¡Y los cabrones de los técnicos cobran una pasta!

coro

¡Cabrones!

frank

Podría hacerlo yo mismo, ¿por qué no?

coro

¿Por qué no?

frank

Tendré que quitar la instalación vieja… ¡Mierda!

coro

¡Mierda!

frank

Pero ¿quien lo precisa?

coro

¡Tú!

frank

¿600 euros? Puedo cargarlo en la Visa.

frank

Me gustaría un poco de lujo, aunque es una locura, pero míralo…

coro

¡Oooh!

frank

El hombre es un genio de la electrónica.

coro

¡Uau!

frank

Podría ponerlo en la cocina, allí pasamos mucho tiempo…

coro

No se…

frank

Y los altavoces wi-fi en el salón…

coro

No se, no se…

frank

No, mejor que se vea bien en el salón.

coro

¡Que se vea! ¿Qué se vea!

frank

Ella se pondrá como loca, más cables en el salón… ¡No!

coro

¡No, no!

Frank, Hal y la Suegra salen, murmurando. Donna y George quedan en el escenario.

george

¿Te apetece algo de comer?

donna

Claro… hum,hum, ¿por qué no?

george

¿Qué tal un italiano?

donna

Me encantan los italianos.

Frank, Hal y la Suegra cruzan el escenario murmurando mientras Donna y George se sientan.

george

Estoy nervioso. No vendí mucho la semana pasada, el negocio no va bien y la plata ha bajado, creo que tengo un bulto en la tripa, ¡Joder,¿será un tumor?! Mi mujer me ha dejado por un negro que era camarero, vuelvo a estar libre pero… la mujer de un vendedor…

Hal entra como camarero.

hal

Buona sera. ¿Due per cenare? Gracias por venir media hora antes del cierre, hijos de puta ¿Puedo tomarles nota?

george

Aún no lo sabemos.

hal

¿Algo per bebere?

george

Aún no lo se… ¿quieres algo, cariño?

donna

Eeh… no se…

hal

¿Algo de vino, quizás? ¿Tinti o branqui?

george

¿Tú cuál prefieres, cielo?

donna

Me da igual, el que tú quieras…

george

Tinto… ¿te gusta el tinto?

donna

El tinto está bien

george

Quieres el blanco, ¿verdad?

hal

A ver si os decidís ya anormales de mierda.

donna

El que tú quieras, blanco está bien…

george

Seguro que prefieres tinto. Dos copas de tinto.

donna

Odio el tinto.

hal

Marchando… ojala que os joda el hígado, Uno momento…

donna

Siento lo de tu esposa.

george

Yo debería sentirlo, pero igual es una suerte.

donna

Él está bien, es majo, lo estoy impresionando… pero no quiero irme a la cama en la primera cita….

george

¿Sabes, Donna? Creo que nos habíamos acostumbrado demasiado el uno al otro… Porque a ella le gustaba que se la metiera bien gorda un negro, la muy puta, un pollón enorme… no, no puedo ni imaginarmela… vamos, inténtalo, visualízala… piensa en ella un momento… no… mírala y luego desaparecerá… hazle frente, imagínatela… ¡Hostias! ¡haaaaaa…! Así que decidimos separarnos temporalmente.

donna

Sí, mi marido y yo, bueno… discutíamos mucho… ¡joder, no debería haber dicho eso! Ahora va a pensar que soy una lianta…

george

Lo que me faltaba, una lianta…

El coro de los miedosos aparece con un fondo a modo de rueda de identificación policial.

hal

Tengo miedo, estoy asustado, sólo, y quiero, necesito, exijo… ansío, siento, deseo… amigos, sí, necesito amigos. No os diría esto porque me da vergüenza pero me estoy volviendo loco de soledad…

frank

Tengo miedo, estoy asustado, hoy estaba en el piso 17 y había una ventana abierta… y el vacío entre el asfalto y yo, y no podía dejar de imaginarme arrojándome por ella, como en las películas…

donna

Tengo miedo, ¿qué va a pasar? No me quiere, me deja sóla, me hago vieja, tengo que ser amada, no me hace caso y eso me marchita…

george

Tengo miedo, no puedo pagarle la pensión, mis impuestos son terríbles…

suegra

Tengo miedo, no quiero morirme sóla, y no quiero sufrir, bastante ya he pasado, ¿y para qué si al final es todo tan sórdido…? Creo que se me viene un pedete…

hal

Estoy desesperado, no puedo respirar, no gusto a la gente, tengo pocos amigos, soy nervioso, no soy divertido, ni guapo, ni atractivo, feo, simple, soso, vulgar…

george

Y no se me levanta, no se me levantó la otra noche… ¿Y qué, y qué? No estaba bien… no se me puso dura. No puedo decirle esto a nadie, ni siquiera a mí mismo… pero me da miedo que no se me ponga dura…

frank

Me ví a mí mismo cayendo por el vacío y estrellándome en la acera, como si una mano invisible me empujara o me llamara… una suave mano invisible me llamaba y yo me tiraba… qué escalofrío… un escalofrío de cinco segundos… esa es buena…

donna

Quiero escapar, buscarme una habitación, pero me da miedo… estaré sola, me quedaré allí, ya no soy tan atractiva… y sólo tengo un pecho, ¿quién me va a desear ahora? ¿Cómo puedo estar sóla y no deseada? Estoy harta, tan harta… Odio… cuando amanece odio la luz que me amenaza con otro día vacío…

suegra

Me da miedo que al final nadie me haga caso, irme sin llamar la atención de nadie, como un perro, y que a todos les de igual o peor…

hal

La compañía me asusta, tengo que pensar en lo que voy a decir antes de decirlo, no brota como un manantial, como una fuente… pero dentro tengo una catarata, una explosión gigante que quiere salir… pero unas puertas de acero se lo impiden…

george

No se lo puedo decir a nadie, se la metí a esa puta, a esa gentil, y empecé pero mi voluntad se hundió con mi polla… mi alma y mi voluntad están en mi polla, y como ella se hundió también se hundió mi ánimo, como si mi polla fuera el barómetro de mi voluntad…

donna

Me operaré, dicen que ahora te las hacen nuevas, es fácil… Sí, pero costará un ojo hacerse dos pechos decentes… e imagina que sale mal, o queda peor… no se…

suegra

Necesito que me hagan caso, yo se más que la mayoría de ellos, tengo más experiencia, pero no me hacen caso porque ya huelen el final en mí… me da miedo oler mal…

frank

Me quedé allí con formulario de pedido vacío y la ventana abierta, así es la vida, me dejo las tripas y chupo los culos para mantener a esa quejica en casa, ¿y para qué?

hal

Me refugio en mi cuarto y vegeto… me doy pena… miro cómo engordo en un espejo, me quedo alelado, me fumo un cigarrillo…

donna

Tengo miedo, pánico, quiero, necesito, me duele, ansío, lloro, me siento mal…

frank

La ventana era como un cheque en blanco, y yo ya me veía destrozado sobre la acera, con la multitud rodeando y festejando el estropicio, mientras mi cráneo se abre como un huevo roto… así que miré al espacio que pronto ocuparía, pero tuve miedo…

george

Y por eso tengo miedo, cada nueva mujer me inspira un terror enorme… de que se me encoja porque me falta -o creo que me falta- algún tipo de fuerza… Quizás sea marica… dios no lo quiera…

Oscuro y vuelta al restaurante.

george

¿…Estás segura de que no lo sabe?

donna

¡No! Ni se lo imagina…

george

Donna, te quiero!

donna

No digas eso…

george

Tengo que decírtelo, porque es verdad…

donna

No, no lo hagas, George, no puedo hacer esto…

george

Y tú también me amas, sabes que sí, ¿verdad?

donna

Pero él va a verte por los pedidos…

george

Sí… le compro sus baratijas, aunque no quiero hacerlo, y sólo para ayudarte, Donna, vámonos a la cama… Con algo de suerte dirá que no, pero al menos sabrá que me interesa… A decir verdad no me apetece pero sí quiero cariños y una buena comida casera…

donna

No puedo, George.

george

Menos mal… ¡Vamos…!

donna

No me lo pidas más…

george

Qué alivio…

donna

¿Y después qué? ¿Eh? Después de que hayas conseguido lo que quieres…?

george

¿Eso piensas de mí? Yo Te respeto, Donna: ¿Crees que busco aventuras de una noche? Sabes que te quiero, desde el primer minuto en que te vi en la fiesta de Navidad con tu marido… sentí, ¿qué puedo decir? Eres una mujer deseable, Donna, pero respeto tu decisión… Y así no tengo que follarte y quedo como un tío cachondo, ¡genial!

donna

Tengo miedo que cuando duerma conmigo… sólo tengo una teta, y eso es difícil de asumir… sobre todo si no estás enamorado. ¿Pero y si realmente me ama? ¿Qué más da un pecho de nada? Un montoncito de carne con un corcho en la punta… Los hombres actúan como si el nirvana se hallara en un pecho perfecto y pendulante, gordo, sabroso… como una fruta colgante, como un melón… preparado para saltar y agitarse bajo una blusa transparente, con los pezones como balas de plata… un pecho entero y grande colgando en su mano como si fuera un aguacate… No me tengo que poner así, es una tontería… pero él me agarra cada pecho y me lo examina… acercando sus ojos como dos satélites que se posan en la luna… repasando la superficie para hallar el mejor punto de aterrizaje… su boca se aproxima ahora… y el soplo de las turbinas pone la carne de gallina en el terreno… Ahora acelera y su mandíbula, áspera, con barba de dos días se abre del todo, como un oscuro infierno donde acecha una enorme serpiente, húmeda y expectante… Sus labios se abren y él con la punta de esa lengua serpentina levanta el tapón y lo toma suavemente en su boca cálida, donde se pone caliente y duro entre sus dientes y él lo mastica y muerde delicadamente… ahora más fuerte… y más fuerte y ahora despacito… centímetro a centímetro… dulcemente… gradualmente… lo chupa aspirándolo todo en su boca como si estuviera inflando un globo y luego lo deja sisear otra vez… Y entonces se repite todo el proceso… sí que sería agradable…

Se ha subido en la mesa durante su monólogo, y ahora nos hallamos en la cocina.

frank

Cariño, estoy en casa! ¿Qué haces ahí subida?

donna

Ah… Creía que llegarías tarde, aún no está preparada…

frank

¡Qué más da! Dame una cerveza, cariño… Ese sueño que tuve la otra noche, sobre Hal… es malo. Quiero decir, que está en mi subconsciente… No sabía que tenía nada de eso ahí dentro… Es asqueroso la porquería que tiene uno en el cerebro…

donna

No hay cerveza en la nevera. No solemos tener cerveza, normalmente no la tomas.

frank

¿Cómo normalmente? Montones de veces compro un pack de seis…

donna

Sí, pero te lo bebiste hace varias semanas…

frank

Pero no puedes decir que normalmente no tengamos.

donna

Normalmente no tenemos… ¿desde cuando eres bebedor de cerveza?

frank

¿Desde cuando? ¿Desde cuando? ¿Tengo que ser alcohólico para tomarme una cerveza?

donna

Tenemos vino, vino sí tenemos.

frank

¿Qué vino tenemos?

donna

El que uso para cocinar.

frank

Me voy a tomar una cerveza.

donna

¿Frank?

frank

Mmh?

donna

¡Frank!

frank

¡Qué!!

donna

¿Por qué bebes?

frank

No lo se… Porque tengo miedo de ser mariquita, porque estoy soñando con Hal… Me apetece tomar una cerveza.

donna

No eres el de siempre. ¿Pasa algo?

frank

¡Que estoy harto!

donna

¿De mi?

frank

Joder, no!

donna

¿De qué, entonces?

frank

Del trabajo… para serte sincero estoy harto de adular a ese fabricante baboso…

donna

¿A cuál¿

frank

Al que conocimos en esa horrible fiesta de navidad, el que me invitó a enseñarle los muestrarios… ese bastardo asqueroso… estoy harto de verle la cara, estoy hasta el gorro y me gustaría partirle la cara, pow, pow, pow, pow, pow, pow, toma esto pestilente saco de mierda, no necesito tu dinero… eso es lo que necesito, Donna…

donna

Me la mete, Frank.

frank

Le rompería una silla en la cabeza, porque me controlo que si no…

donna

Me quita las bragas y me mete la polla…

frank

¿Cómo se atreve a mirarme como si yo fuera su sirviente? ¡Gana dinero gracias a mí!

donna

Y no le importa que sólo tenga un pecho… dice que es divertido…

frank

Saca grandes beneficios gracias a mí, el muy cabrón…

donna

Dice que se concentra mejor en un solo pecho…

frank

Soy un hombre, Donna, no dejaré que me humille…

donna

Soy una mujer y necesito un buen polvo de vez en cuando…

frank

No basta con dejarme los huevos mendigando por la ciudad arriba y abajo, como un leproso… pero les hago ganar dinero… les encuentro gangas…

donna

¡Cállate! ¡Cállate! ¡Cállate! ¡Cállate…! ¡Cállate!

frank

¿Donna?

donna

Que me la mete. El fabricante, tenía que decírtelo.

frank

¿Qué?¡ ¿Qué dices?¡ ¿Qué estás diciendo?¡¡ ¿Qué te sale de la boca!!? Donna, no eres tú¡¡ Esa no eres tú!!

donna

Sí, mira, no puedo más y tengo que decírtelo, el fabricante ese, el que te trata como un criado pues resulta que le gusto y aunque te está jodiendo a ti, metafóricamente, con quien está jodiendo de verdad es conmigo, así que los dos estamos bien jodidos. Chúpate esa.

frank

Donna, nunca te había oído hablar de esa manera.

donna

Decidí dejar de angustiarme, y de repente, como una maldición, me sale todo disparado.

FRank

¡¿Decidiste dejar de angustiarte!!?? ¿¿¿Cómo????!!

donna

Decidiendo hacer lo que quiero y mandando la culpa a tomar por el culo… ¿sabes? En aquella fiesta de navidad para vendedores, tú me lo presentaste y ha estado detrás mía desde entonces, pero yo tenía miedo por tener solo un pecho y él tenía miedo de no poder hacerlo desde que su mujer lo dejó por un negro… Así que pusimos juntos dos menos y nos dio un más. ¡Hala!, ya te lo he dicho. Lo he sacado, ya no me angustiará más. Lo siento, Frank, lo siento… Tengo las maletas hechas, he tendido la lavadora, y tienes coliflor hecha en la nevera.

Donna se va.

frank

Decidiendo hacer lo que quiero y mandar la culpa a tomar por el culo… hmmm.

(Hal entra y toca el timbre)

Hey, hola, Hal. Gracias por venir… siento haberte llamado tan temprano.

hal

No pasa nada.

frank

¿Un café?

hal

Si está hecho…

frank

Puedo hacer.

hal

No,no…

frank

¿Un instantáneo?

hal

No, estoy bien así.

frank

¿Unas tostadas?

hal

No, gracias.

frank

¿Una magdalena?

hal

No, de verdad, acabo de desayunar.

Pausa difícil.

frank

Pues ya ves, Hal, me ha estado engañando todo el tiempo…

hal

No te puedes fiar de ellas, Frank.

frank

No sabía qué hacer, ni a quién llamar…

hal

No te preocupes, de verdad… puedes llamarme cuando quieras…

frank

¿Qué es esto? La tengo más tiesa que un burro! Ojala pudiera decirle cómo me siento… Eres muy amable, Hal.

hal

Qué coño, amable, yo he estado sólo, sé lo que se siente… Joder, que viril es, pero me da miedo meter la pata… ¿por qué no se acerca o hace alguna señal!? Me roza la rodilla o algo? Quizás debería empezar yo…

frank

Tú sabes cómo es… ¿Y si le doy asco? ¿Y si piensa que estoy loco y sale corriendo? No, debo probar… Son pensamientos malsanos y asquerosos, pero no puedo dejar de pensar… en el asunto…

hal

¿Y qué vas a hacer?

frank

¿Qué voy a hacer de qué? No lo se… Estoy solo, Hal, tengo cuarenta y cinco años y estoy solo… tendría que empezar de cero, volver a salir con chicas otra vez, a mi edad. ¿Pero cómo? Tú me entiendes, Hal… no estoy para ir de discotecas y a no ser que conozca a alguna en una fiesta… ¿Pero quién me va a invitar a mí a una fiesta? ¿Eh? Estoy solo, Hal… Hal, ¿Y tú, cómo lo haces? Quiero decir, a mi edad…

hal

Frank… Frank…

Hal le pone la mano en el hombro.

donna

Soy libre, lo he dejado.

george

Estupendo. ¿Le dijiste que era yo? ¡Uau!

donna

Sí, me salió todo como una catarata…

Frank y Hal en la cama.

frank

Hal, ¿por qué no vivimos juntos?

hal

¿Estás seguro?

frank

¿Por qué no? Solo que no lo cuentes por ahí,… ¿Vale? Ya no quiero más angustias. Oye, Hal, ¿sabes? Creo que nunca volveré a angustiarme…

hal

¿Te ayudé a liberarte?

frank

Desde luego que sí.

hal

Tus ansiedades se han ido, entonces…

frank

Sí señor.

hal

¿Sabes, Frank? Podría dejar mi piso, si te parece bien. Es un gasto estúpido. Podemos compartir gastos, sería mucho más barato, ¿no?

frank

Claro, ahorraríamos una fortuna…

Nos llevamos bien, pero imagina que dentro de un tiempo no nos llevamos tan bien… es posible… quizás debería mudarme yo al suyo y alquilar este, pero me gusta mi casa… ¡Mierda, que acabo de quedar libre!

hal

Entonces, ¿Quieres que probemos?

frank

Eh… si, Hal.

hal

¿Estás seguro? Se sincero ¿eh?

frank

Sí, claro que si… Probemos.

A fin de cuentas, tampoco se acabará el mundo por que vivamos juntos… ¡mierda!… No quiero que deje su piso y tampoco quiero mudarme… ¿qué está pasando…? Debería decírselo… pero no quiero que se lo tome a mal… fui yo quién lo sugirió…

hal

Frank… ¿no me das un beso de buenas noches?

Frank

¡Tengo miedo!

Fade out lento a oscuro. Música amenazadora.

FIN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s