Ampliación de capital

Desde el atlas al calcáneo

planeo tu superficie

sintiendo en la boca del estómago

un borbotón cuando subo las colinas,

un tirón al píloro, ese vacío

anhelo de llenado que me estalla

al remontar desde la hondonada

y verte toda comarca allí, extendida,

geografía femenina abandonada

al placer oscuro de ser tierra bajo el sol.

Y siento, debajo de tu mantillo caliente,

el volumen de tus huesos

que en su silencio sonoro aún cantan

melodías, cóncavas, convexas,

de llenos y de largos,

de aristas cuajadas de mensajes

azules, y de voces

que acarician el tiempo que nos pasa.

Quiero comprar una parcela

en esta tierra, al sur, junto a la orilla,

y vivir ahí, con los pies desnudos en el agua.

 

 

 
_________________________
 

 

 

Si mis versos al mundo por fin, quizás,

fueran tendidos

-algún día-

(pongamos al asalto poético-social de la utopía,

a la descripción de la sublime orografía,

al humano retrato de la persona que esté en frente,

al cómputo del tiempo,

a la crítica del hombre

o del gobierno,

-a su esperanza-

al humor, a la historia, al semejante)

siempre, siempre, siempre

estarías detrás tú, de pie, en pantalones, columna

vertebral de mis palabras

(también me vales de pie llevando falda,

vestido, nada).

¿Se me entiende?

Tú haces posible la loa del enchufe

con su par de cobre que llega a la araucaria,

o la glosa de una alfombra, red de hilos

que anuda todas las historias…

No se entiende.

La energía, la fuerza, la lógica

sinrazón, la pasión ilógica, el acuerdo

conmigo mismo en admitir que soy un hombre,

varón, conteniendo un molde de tu fragua,

complemento y principal, forjador de diosas

que me forjan, eso

que me impulsa,

aquello que me apoya,

la pasión de sobra

para mirarlo todo.

Eso es tu obra.
 

 

 

___________________________

 

 

 
No parecía posible

volver tras cierto tiempo

a arrancar la moto

a salir corriendo de casa cantando cancioncillas

a devorar el correo con disimulo, sonriendo

-¿pero qué haces, hombre?-

-¿tú te has visto?-

No parecía posible

sentir este dragón extremadamente tímido,

dentro, en algún lado

(cola y pecho)

Y desear subir a un monte

y que me vuele me avente me llene me deshaga me consiga.

Ni los verdes de las sierras,

las fotos, los libros, los amigos

los poemas, los viajes, las sonrisas que me llegan

ni el barça, ni la champions, ni los toros

ni las aguas, ni las voces, ni los textos

ni mucho menos el madrid

(¡joder, anda, el madrid!)

parecían posibles

después de un cierto tiempo.

Y sin embargo.

Mira tú.

 

 

 

___________________________

 

 

 
Escalas

frente al Río me hago pez

y soy perfecto,

vuelo pájaro en el bosque

cóndor negro subo al cielo

Al caminar por un Sendero

saben mis pies que no irán lejos

más llegaré a esa Cumbre

aunque Muera en el intento

Para agarrar un Vaso mis dedos son correctos

mi Trasero es feliz sobre la silla,

mi boca ideal para tu Cuello.

y proporciones hay en las que mejor No pienso

Frente al Hombre soy pequeño

alguna vez, otras me crezco,

esforzado vaivén que da la vida

bombeando sangre en el experimento

y frente al Tiempo suspiro

y me detengo

un segundo sólo

qué es esto

corazón

Sonrío y lloro.

Qué intento

 

 

 

___________________________

 

 

 
Se dio la vuelta

nocturna blanca envuelta en piel dorada

oscura sin luz, miel bajo la luna

y sus tirantes dibujaban la ventana

de los sueños, en la cama,

el balcón de la vida, oscuro y cruzado

por sus vértebras, verticales y saladas.

No dijo nada.

Como un animal se quedó sola existiendo sobre el mundo,

muda, extraña, distante, triste y apartada

suave, viva, caliente, única y cercana.

La acarició

como si fuera arcilla y sus manos modelaran,

reteniendo alientos, intentando ser precioso,

orfebre inverosímil de alquimias sobre el alma

tratando de entrar y ser entrado,

a las puertas de un bosque detenido,

umbrío por su pena, la de ella, solícito y callado.

No intentaba comprender esperando ser amado.

Le hizo el amor a medias

con estúpido cuidado

sin dejar que la marea hiciera su trabajo

con miedo de zozobrar en medio de un océano que ansiaba ser ahogado

Luego se arrepintió

de haberla amado

y deseó aún más

amarla todavía.

 

 

 

___________________________

 

 

 
no te sientas celosa del pasado

corazón:

la inversión en maquinaria amorosa,

el arsenal logístico consagrado por el tiempo

al desarrollo de proyectos delicados

(las fábricas de ternuras, las canteras de palabras,

la investigación lunar, los requiebros procesados,

la dirección insensata, el reglamento olvidado,

el consejo de emoción y su ceo,

locamente enamorado, así como la formación

sexual de todos sus empleados)

que esta empresa unipersonal

logró patrimonializar

con el paso de los años

-aún sin ser nada especial-

están en tus manos ahora.

Y abiertos (de par en par

y por si acaso lo ignoras)

a ampliar su capital.

 

 

 

___________________________

 

 

 
Si hoy pudiera no mentir

diría de una sed eterna

que nació al otro extremo de mi muerte,

de una soledad absoluta,

de un miedo sin piernas

y una locura que viene

andando por el pasillo, lentamente.

Si hoy pudiera no mentir

haría una loa de tu cuerpo

para clavarla en tu tumba

y de epitafio

aquí yace un cuerpo que fue joven

y que a todos indignó verlo tan viejo

y en especial a ti

musa que fue un día y se dejó morir luego.

Si hoy pudiera no mentir

me moriría

y muriendo haría un canto

a todo lo vivo y candente

de este mundo

despidiéndome.

Pero no puedo,

y sonrío en cambio y doy la mano

te beso y te acaricio

la cabeza descarnada y aún caliente.

Mientras miento muertes como vidas

y engaño conjugando algún futuro.

 

 

 

___________________________

 

 

 
Me gusta el puente de tus piernas

con su piedra angular rizada y verde.

Me gusta la estructura de tu cuerpo

calor de volcán esculpido por el tiempo.

Por ser tuya amo aún la gravedad

que ha sabido acariciar tan bien tus pechos

y el punto de tristeza azul

que te habita en un rincón de los dos ojos

cuando disparas tu sonrisa.

Me gusta el prado donde te brota el ombligo

y los manantiales que recorren entera

tu anatomía leve de montaña,

invisibles

eternos,

fuentes que alimentarían

siempre

los deseos que nunca dejan de ser jóvenes.

Me gusta que no seas de otra forma

aún pudiendo ser de tantos miles,

arisca

insoportable

como el mundo

donde nacen y mueren

tantas cosas.

 

 

 

___________________________

 

 

 
Y llega un momento

en que no puede ya esconderse

transparente

detrás de las cortinas que brillan por su ausencia,

en esa casa verticalmente sonriente

él se ha hecho cristalino

a sus propios ojos

ventanal cegador de soledad y muerte

y aún así

cristal mar espejo sueño

que pide al sol

su luz caliente.

Y en ella se desnuda,

para verse

y que lo veas.

Su piel azul

sus venas coloradas

su sonrisa simpática en exceso

Sus costillas de aire

sus muslos blancos y alargados

su culo a saber

sus tripas personales

sus pies de coral

su corazón turbado

sus músculos voluntarios

sus caderas lago

su piel ansiosa

su voz callada

sus manos afiladas

sus ojos desatados

todo ello fundido, esparcido,

hervido, amasado, disgregado

y nuevamente unido es,

sin embargo,

transparente.

Y yo lo miro y no lo veo

y me veo a la vez

completamente

– + –

El ser ya no es,

dicen sus huesos,

si no el hacer

A través de su carne (transparente)

veo en las palancas de sus miembros

los vectores,

los émbolos del mundo

que mueven

la estructura de las cosas,

que en el fondo no son

-nunca lo fueron.

Las hicimos.

Les dimos todo, hasta sus nombres.

Si su mano te alza y te sostiene,

Sonriente,

no es gracias a sus músculos,

peces eléctricos pero blandos, vagamente,

si no a sus huesos,

compañera,

restos de un mundo ya extinguido,

rocas de un cuerpo tierra

con sabor a barro,

y artífices de todo en este abrazo

tan volcánico

A ti no puede ya esconderte

que son sus huesos

quienes reclaman el paso, la carrera, el salto

hacia la cama, el baile, la fiesta, el terremoto

de esqueleto enamorado

que arrastra su envoltura

a la locura toda

de tus huesos

entrevistos

y cruje feliz

mientras oye gritos de sexos y de bocas,

y dice con cachaza de osamenta,

vaya bacanal la de estos tíos,

cómo se lo montan,

y sonríe mientras piensa –en fin

sin mí no hay baile que valga.

Yo los llevé a la fiesta.

(Contigo abrazada yacemos

en la cama,

escondiendo en la carne

a nuestros huesos,

pareja secreta enamorada

y desnuda

en procaz radiografía)

Así que

No aprendió la pasión

ni el placer

ni la entrega.

Ni la risa

la locura

ni el sueño

o la esperanza.

Todo eso

cuando te conoció

ya lo sabía.

(venían consigo

fantasmas amigos,

caminos largos

que iniciaban

muy atrás, entre unos montes,

qué más da,

unos cualquiera)

Aprendió

bruja,

sin embargo,

cómo arde el carbón

con un calor caliente

que sabe arder hasta consumirlo todo,

y sonríe ceniza

y vuela polvo,

atropellado

(no se,

el clásico polvo será,

se dijo,

el polvo enamorado?)

Aprendió también,

meiga,

un canto

de cuerpos

y un vaivén

de aguas

que se le resistía

Y, sobre todo,

-qué memoria-

aprendió a olvidar

lo que ya sabía.

 

 

 

___________________________

 

 

 
El sol estúpido y hermoso

se rompe en dos, el torreón

de acero lo destroza, penetrándolo.

Se pone y sangra

regando la tarde con sus rojos

de líquido niño y precioso,

de luz que se va,

de tiempo que deserta.

Yo increpo al sol, maldito,

tu muerte me estremece

y no por presagiar la mía

si no porque después de morir

tú permaneces.

Si muriésemos juntos

y la noche envolviera luego al mundo

sería menos triste despedirse.

Pero cuando yo me vaya

seguirán con sus partidas mis hermanos,

nacerán los que debieron ser mis hijos,

los patos graznaran, sonarán los álamos.

Y tu luz bañará aún la piel desnuda,

besará los montes, poseerá a la luna.

¿Acaso lo mereces…?

Lo se…

Lo se, no me hagas decirlo.

Y cuando yo muera, cabrón,

hermoso, que te jodan…

tú amanece.

 

 

 

___________________________

 

 

 
Tengo prisa

No quiero

perder el momento preciso

en que aprenden las palabras

importantes: quizás

pantorrilla, chimenea,

Orión, ternura, desafío

o inventadas voces

que se juegan una tarde

y ya nunca se olvidan

enredadas en la almadraba

que no crece.

No quiero

(paradoja)

que el tiempo

se instale en mis costillas

ratón que nos roe dulce hasta la muerte

(no he encontrado el tiempo de morirme,

todavía)

No quiero perder

la posibilidad siquiera

de una noche de amor,

de una caricia

de un desorden

imprevisto

de un desnudo,

una tristeza

una pelea

que haga estallar constelaciones

y en el relámpago

entrever al mar, oscuro,

respirando entre las grietas.

No quiero serenarme.

Quiero descansar entre tus brazos

Dormir profundo

Abandonarme

mientras arde la mecha

que no para.

Quiero aprender a dominar la prisa

haciendo sólo lo importante

comer, amar, jugar, dormir

y luego mirar cómo te arreglas.

 

 

 

___________________________

 

 

 
Me encanta ese poema.

Me encanta que me lo mandes.

Me hace quedarme callado.

Mirando la llama azul.

Y luego seguir viviendo con renovadas ansias.

Se que tengo perdida la partida con la muerte.

Y a la vez le llevo le ventaja entera de la vida.

Vivimos en un filo que ni se embota ni se oxida

cortando siempre,

sangrar, fluir, dar líquidos,

volver al mar.

Y, mientras, Lluvia, beberme tu saliva.

 

 

 

___________________________

 

 

 
Hay un placer salado en estar triste en solitario,

y en invierno,

sabiendo de los fuegos.

quizás no es un placer

sino un hueso roído por el tiempo

que nos ocupa la garganta

(esa garganta que de niño

dejaba escapar largos aullidos

todo aire luz futuro tiempo)

(aunque de niño

también

comenzaron los inviernos…)

Pero bueno,

a lo que iba

es a tu fuego

realmente.

Ese placer

abrasador

y calmo

de hacer el amor

una mañana de Noviembre.

 

 

 

___________________________

 

 

 
Incluso el amante puro,

el ingenuo, el amante que todo lo da

sin darse cuenta,

sin sumas y sin restas…

Incluso el niño

que ama de forma absoluta

por absoluta necesidad,

de forma pura,

pues sólo el necesitado existe…

Incluso el animal

que ama por la costumbre

incesante de vivir,

por el hábito maravilloso

de prolongar la vida cada día,

con la inercia brutal del tiempo y su latido…

Todos ellos incluidos se desbocan

cuando sienten el yugo en sus espaldas.

El amado yugo infame

del trabajo, la educación,

las gigantes minucias del amor

en lucha inacabable con sus sueños.

 

 

 

___________________________

 

 

 
Tengo la certeza

de que moriré sólo

y asustado

perdido en una cordillera

donde la inmensa belleza

de sus peñas

me hablará aún de cosas que no entiendo.

Tengo la certeza

de que nadie me habrá amado

como yo soñé que se pudiera.

Ni siquiera yo, hacia afuera

o hacia dentro

habré apurado la dicha, el sol,

el mordisco, la entrega.

Tengo la certeza

de que la oscuridad me habita

y me posee las piernas

el vientre, la cabeza.

De que roe ceniza

y polvo dentro de mis células

preparando la arena

con la que el viento un día

anegará las selvas.

Tengo la certeza de la nada

del olvido de la pena

del sol que se va

dejando en sombra las laderas.

. . .

Tengo la certeza de que sueño

en cambio

que me quieres

que te quiero

con la misma locura

de la vida que insiste

en volver a nacer todos los días.

Tengo la certeza del instante

cegador

de saberme entre tus ojos.

Y de la cumbre del vivir

que es morir entre tus piernas.

Tengo la certeza de que jamás,

hasta el fin,

dejaré de soñar estas certezas.

Y de que los sueños pasan

como el tiempo y sólo

un instante mínimo nos queda…

Este.

En que aprieto esta tecla.

Y te envío este poema.

 

 

 

___________________________

 

 

 
Cansado como estoy

levanto la persiana, el alma

y veo la tarde, la emoción

que se pasa, que me inspiras

y no vuelve, tantas veces

Y cierro los ojos, y abro la mirada

Para no ver, por ver tan solo

atardeceres enjaulados, la noche lunar

y porque a veces nos miramos,

comprendiendo

que más allá del tiempo

estamos siempre vestidos para el alba.

 

 

 

___________________________

 

 

 
Humana apenas, sueño que alimenta

indiferente al hambre, iluminando

lo oscuro en torno a ella.

Centro de luz, llama que en el valle

ardiente se codea con la noche

y, tan tranquila, duerme

sabiamente, sabiendo

que el deseo la rodea. Feliz,

justa, precisa, real,

y sin embargo diosa.

Sin aliento entre las sombras,

los ojos la contemplan,

asombrados y feroces,

abiertos a la luz

del incomprensible placer

que les traspasa.

 

 

 

___________________________

 

 

 
Soy poco yo

comparado

al mucho tú,

y al aumento

de todo

que me produce

tu presencia.

Solo por el cariño

disminuida, gigante:

eres el latido

que dibuja el pico

en la línea basal

que me describe.

Y me deslizo en el mar de las palabras

con una vela a la que siempre llena el viento

en forma de brillante luna blanca.

No hay orilla necesaria

ni mar que meza como mecen

tus costillas al tiempo,

que cuelga de una silla

mientras te miro dormir

desnuda, o te veo, despierta,

mirando con un ojo

desde el fondo de la cama.

Te cubro con luz,

te imagino bien diosa

(sideral, completa, cuántica)

o barro bien lleno de sueño

que infinitamente alienta,

y concluyo que solo quiero

mis manos en tu tierra.

Y por encima el aire,

que nos lleva,

o no nos lleva.

 

 

 

___________________________

 

 

 
Tu mano es verde y reluce

bajo el mar

y nunca te amé tanto como ahora,

corazón de cristal

que entre sístole y diástole me despiertas

llenando de tu sangre mi cabeza.

En el mar en el que estamos sumergidos

día a día

nado, abro la boca, burbujeo,

soy pez consecuente y solidario

con esto que me arrastra, la corriente,

más no veo nada, en el fondo,

y hacia él me hundo,

o bien derivo,

o me voy por la tangente

en un mar de confusiones.

Pero en los instantes de luz

en que te veo transparente,

flotar cerca, entre las aguas,

comprendo

que es entre tus piernas sin tiempo

donde nacen el océano

y las horas preñadas de momentos.

Y entonces la ola insistente

que va a su ritmo y nos lleva,

insolente y poderosa,

se torna juego y gritar

¡juntémonos!,

la explicación de muchas cosas.

 

 

 

___________________________

 

 

 
Sale el sol

la tierra gira

desliza la lluvia

sus dedos por mi espalda.

Las raíces que alimentan

nuestras bocas sexos almas

¿en donde liban?

Oscuras simas, pozos de silencio,

océanos felices tristes, leviatanes

que, por suerte, jamás conoceremos,

Línea de agua inagotable,

gotero de calor y de narices.

Brindo por todo lo sucio, extraño

muerto, vivo, confuso, retenido, voraz

absurdo, vital, continuo, desatado

tierno, exigente, callado, mortal

que, sin saber por que,

nos lleva,

a ti y a mí.

 

 

 

___________________________

 

 

 
No escribo versos,

lectora, si no atletas:

sombras de carne

de papel agazapadas

a la espera de tus dedos.

De que un olor, o una calor

venida de tu escote

las avive y las despierte:

para saltarte al cuello

y prenderte

y deshilarte

y deshacerte.

Negras aunque pálidas

viajan para verte,

para rondar tu territorio

y sus defensas.

Para esperar en sus barcos blancos

que tus manos o tu piel

les brinden la gran suerte

de un posible salto.

Que con su impulso y con tu norte

las lleve al vacío alegremente,

confiadas en su fuerza y en tu viento

para quizás aterrizar

temblando

en tus bigotes

y del verso abandonar todas las erres

y sus dos planas dimensiones

para ser al final beso, profundo,

únicamente.

 

 

 

___________________________

 

 

 
Hoy no tengo la certeza

ni de la muerte.

Hoy no existo casi,

suspendido

en un acuario,

flotando al ritmo incierto

de las olas.

Y los vientos escapan por la esquina

sin llegar a decir

lo que imaginamos que susurran.

Hoy es todo grande,

incomprensible, inacabado,

imposible

y sin embargo,

existo

voy

escribo

grito

golpeo

la mandíbula del rostro

sin expresión que me ha adoptado

Hoy

en el fondo del pozo

contemplo tres estrellas.

Son todas las que caben en su boca,

ni a constelar llegan,

pero me dilata

su latido

como la piel de una llanura de batir inmenso.

Y sé que gracias precisamente a no ser nada,

en el fondo lo soy todo.

 

 

 

___________________________

 

 

 
Hoy poemando estuve

la barahúnda de los cuerpos,

los tacones muslos calles

enredadas de bocas sales mares

olas, humanidades, caderas

pechos, pezones encintados,

minifaldas vaqueros camisetas

tirantes de Marlboro, estrellas

luces, degradados, sportswear

escotes sin botón, y cuellos

rodillas, talones, cinturas

tobillos atados hasta arriba,

pantorrillas, lenguas lóbulos

manos hombros calcáneos

dedos, labios pintados, uñas

de la noche, fantasías, rizos

lacios mantas negras sobre

la piel desnuda,

legiones

de caderas cimbreantes,

ejércitos

de muslos combatiendo al ritmo

cubano de una trova

desfilando interminables camino

de una cama.

Todo

lo que sueño paladeo

espero desnudo palpo toco

poseo penetro deseo suspiro

todo

es cosa tuya.

El mundo entero

en tu interior,

mares de luz,

océanos de sal sobre tus muslos,

y lo negro oscuro denso

habitando nuestras bocas.

 

 

 

___________________________

 

 

 
Como quien no quiere la cosa

un día me anuncias el portento

que me transforma de qfwfq feliz

en gigantesca montaña transportada

al cielo de las nubes, donde

doy soberbios tumbos mientras voy a mi trabajo,

y mi voz, ahora desatada, canta sin parar

y sin dejar dormir a los abuelos.

Me elevaste a la meseta de la luz

donde ya puedo soñar cualquier viaje.

Me expandiste en un soplo caliente

capaz de dorar el pan en todo el mundo.

Y ahora, algo pequeño ha sucedido,

además,

cuestión de alquimia

feliz

y microscópico misterio

creciente, nudo de dos, sol de garganta,

pequeña masa que haría de la tierra

una bola diminuta,

de tenerla entre las manos.

Pero está en ti

y en mi,

y con esto me divides.

Uno se acurruca, cerca,

a pie de ombligo,

deseando sentir tu calor

y su latido.

Y el otro ya no está

en parte alguna

limitada,

si no en todo.

Cómplice masculino de una diosa.

 

 

 

___________________________

 

 

 
Eres toda (tú)

como esa india que leemos,

absoluta.

Eres ahí, rodeada de enormes

rascacielos

la piel caliente que respira

como la esfera azul

y líquida de piedra, como el humus

de la esperanza

más allá del pensamiento

de la lógica

y la espera

eres

fluyes

avanzas

sin necesidad de justificación

ni de razones

sólo pasado presente futuro

tiempo y fuerza

vapor

que empuja

por las cosas y en verdad

pocas cosas más en el fondo me hacen falta

Algún sueño si acaso,

por tener algo que ofrecerle

a la nube

en la que soy volcán

preso del placer de consumirme.

 

 

 

___________________________

 

 

 
Todo, o casi todo

comienza con casi nada,

una cama donde amar.

Donde dormir y armar

los esqueletos del sueño,

los fantasmas blancos

con los que hacer reír

a los blanditos, los tactos

con sabor a estoy contento,

al futuro que nace del calor

de la calma y del deseo.

Sustrato natural, suelo salvaje

domado por la carne,

tierra pisada donde flota,

a la altura de la sábana, el vapor

de una ilusión hecha de tiempo,

frágil y aún así tan poderosa

como el océano matriz

o la tormenta que nos lleva

desnudos por el barro,

pisando la tierra

ebria de agua

que luego se amasará de nuevo

en nuevos cuerpos.

 

 

 

___________________________

 

 

 
Docenas de versos aún mojados,

aún tímidos, aún conscientes

del poco peso que atesoran

comparados al sueño que pretenden…

Tú te mueves y es el agua

que fluye y brilla y moja,

y tu corriente abre

los pasillos de la tierra en donde duermen,

donde nacen inconscientes,

o se hacen, al mezclar

la química del polvo

con el húmedo fluido de la diosa.

Hoy recopilaba versos

y al leerlos no leía

estos va para dos años

sólo de ternuras…

Me topaba en cambio con los muebles,

con la realidad de la madera, la arcilla, de la alfombra,

los cuerpos con textura que ocupan un espacio

Las geografías del alma que palpan su morada.
 

 

 

 

 

 

El presente texto es una recopilación de poemas escritos entre Marzo de 2010 y Noviembre de 2011. La ordenación está hecha según criterios cronológicos. La selección responde a criterios personales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s